Parmigiana de berenjenas, una receta compartida y disputada como orígenes de norte a sur de Italia: Emilia Romagna, Campania (Parmigiana ‘e mulignane) y Sicilia (Parmiciana o Patrociane) con algunas variaciones de ingredientes y métodos de composición, pero todas absolutamente fabulosas!

Artículo relacionado: Un día comiendo como un italiano

¿Alguna vez te has preguntado por qué se llama así? El nombre “Parmigiana” derivaría del siciliano “Parmiciana”, que en dialecto significa pila de listones de madera de persianas: piense en cómo se disponen las rodajas de berenjena en la parmigiana y notarás las similitudes.

Pocos ingredientes, mucho sabor para un plato símbolo de la cocina mediterránea: tomate, berenjena, albahaca y queso.

  • Calorías por porción 562
  • Libre de Gluten
  • Vegetariano
  • Dificultad: Media
  • Preparación: 40 min.
  • Cocción: 100 min.
  • Dosis para: 8 personas
  • Costo: Medio
  • Nota + 1 hora de descanso para las berenjenas saladas

Ingredientes para una perfecta parmigiana de berenjenas

  • Berenjenas negras ovaladas 1,5 kg
  • Puré de tomate 1,4 l
  • Mozzarella 500 g
  • Queso parmesano 150 g
  • Cebollas doradas ½
  • Aceite de oliva virgen extra q.b.
  • Pimienta Negra q.b.
  • Albahaca algunas hojas
  • Sal
  • Aceite de maní para freír berenjenas q.b.
  • Sal gruesa para limpiar las berenjenas 35 g

Preparación

¿Cómo hacer la parmigiana de berenjenas?

Primero le sacamos el agua y lo amargo a las berenjenas

  1. Se comienza por lavar y secar las berenjenas. Luego, con un cuchillo o pelapapas, se quita el tallo y la piel y se corta a lo largo, para obtener rodajas de 4-5 mm de grosor.
  2. Colocar las rebanadas dentro de un colador y espolvorear un poco de sal gruesa entre las capas, bien distribuida (también puedes usar un poco de sal fina); continúa de esta manera hasta que todo esté terminado.
  3. En la parte superior de las berenjenas se coloca un plato con algo pesado arriba, que genere presión sobre las berenjenas. Para que puedan purgar el agua que es amarga y enemiga de la fritura.
  4. Dejar reposar las berenjenas por lo menos 1 hora. Luego lavar las capas en agua corriente, una por una si es necesario, para quitarles la sal. Luego secarlas con un paño limpio o papel.

Mientras esperamos que las berenjenas estén secas, preparamos los otros ingredientes

  1. Corta el queso mozzarella en cubos pequeños.
  2. En una cacerola grande vierta un chorrito de aceite de oliva extra virgen y añada la cebolla picada, revuelva a menudo para evitar que se queme y deje que se dore durante un par de minutos.
  3. Luego agrega el puré de tomate y un poco de agua, ajusta la sal y déjalo cocinar a fuego lento durante 45 minutos. Al final de la cocción no olvides añadir las hojas de albahaca a mano.

Ahora a freir las berenjenas

  1. Caliente el aceite de semillas.
  2. Remoje unas cuantas rebanadas a la vez en el aceite hirviendo a 170° y después de 2-3 minutos de cocción, escúrralas en papel absorbente.

En este punto deberías tener todo lo que necesitas, y luego pasar a la composición.

Juntamos todos los ingredientes y armamos la parmigiana de berenjenas

  1. Untar un recipiente para hornear de 20x30cm con un poco de salsa, luego formar la primera capa disponiendo las rodajas de berenjena horizontalmente.
  2. Agregar un poco de pimienta negra, la mozzarella distribuyendola uniformemente, el queso parmesano, y finalmente vierta un poco más de salsa.
  3. Repita el mismo procedimiento disponiendo las berenjenas verticalmente; continúe de esta manera para formar las capas invirtiendo cada vez el sentido de las berenjenas.
  4. Entre capas, recuerde presionar suavemente con las palmas de las manos para compactarlas.
  5. En la última capa vierta el puré de tomate restante, los cubos de mozzarella y el queso parmesano.

Hornear

  1. Para terminar, hornear berenjena a la parmesana en un horno caliente a 200° durante 40 minutos. Una vez listo, déjelo reposar unos minutos antes de servirlo.
parmigiana de berenjenas
Mi versión no es la más estética pero aquí está!